Have an account? Log in or

Juegos para ayudar al bebe a ser feliz

Juegos para ayudar al bebe a ser feliz¿Qué podemos hacer para que un bebé se lo pase bien? Pues un montón de cosas. Y no hace falta mucho material, ya que nuestro propio cuerpo es casi siempre el mejor juguete. Los demás ingredientes son fáciles de encontrar si dedicamas algo de tiempo y una pizca de imaginación. Los son muy agradecidos y es sencillo encontrar una gran conexión con ese pequeño ser que está deseando hacer cosas con nosotros. Imitar la actitud del también ayuda: asombrarnos, mirar el mundo con sus ojos y reírnos mucho serán claves para que ambos disfrutemos. Porque para jugar con nuestro hijo no es cuestión tanto de lo que hacemos sino de lo que disfrutamos con ello. Una de las cosas que más divierte a nuestro pequeño es vernos felices a nosotros.

Papá Tobogán
Siéntate en una silla y estira las piernas. Coge al bebé por las axilas, de espaldas a ti, y anúnciale lo que se avecina… ¡Va a bajar por un tobogán! Deslízalo con suavidad, y una vez abajo haz el camino a la inversa, hacia arriba.

Repítelo cuantas veces quiera el pequeño, añadiendo dificultades cuando ya tenga experiencia. A mitad de camino, por ejemplo, eleva las rodillas como si fuera una montaña rusa y haz la caída más vertical. Haz sonidos para ambientar el gran viaje que acaba de emprender tu hijo. Puede disfrutar con este juego a partir de los seis meses.

Para los más pequeños, la alternativa es papá o mamá, el mejor balancín del mundo.

Siéntate en el suelo con las piernas estiradas y coloca al bebé sobre ellas, con sus piernecitas apoyadas en tu barriga y su cabeza en tus rodillas, con su cara mirando hacia ti.

Flexiona tus piernas lentamente hasta que el bebé quede casi levantado, cerca de tu cara. Después, vuelve a bajarlo. Si le cantas se relajará.

“…La vida es una fiesta. Cualquier actividad que un bebé haga con sus padres es sinónimo de alegría…”

Te asusto, pequeñín
Coloca a tu bebé de pocos meses sobre tus rodillas flexionadas, con su cara frente a la tuya. Acércate despacio hasta hacer coincidir vuestras narices y después aléjate, también despacio.

Vuelve a repetirlo varias veces y disfruta con la cara de asombro de tu hijo conforme te acercas y alejas.

Después, acércate más rápido, abriendo mucho los ojos y emitiendo un sonido agudo, como: Uuuuuh. Aléjate rápido. La sorpresa del bebé se reflejará en su cara. Repítelo, es posible que a la segunda vez se ría. Si no es a la segunda, a la tercera empezará a pasarlo en grande, en cuanto le haya pillado el truco.

A los bebés les encanta que les asustes (siempre que controlen la situación). De esta forma tan sencilla podéis pasar un rato maravilloso sin necesidad de nada más que vosotros dos.

Arriba y abajo… ¡El niño vuela!

A partir de los tres meses, cuando el bebé sostiene su cabeza, cógele por las axilas con los pulgares por delante y los otros cuatro dedos sosteniendo con seguridad su espalda. Colócalo a tu altura, que sus ojos se encuentren con los tuyos.

Sonríete y cuéntale que va a hacer un viaje en avión. Comienza a subir lentamente al bebé por encima de tu cabeza, manteniendo su mirada, para después volver a bajarlo.

La subida les gusta, pero la bajada ¡les apasiona! Comprobarás cómo se ensancha su sonrisa y pide pataleando que lo vuelvas a repetir.

Puedes cantarle una canción a la vez que haces este juego:

Arriiiba, abaaajo, el bebé está volando.

Abaaajo, arriiiiba, el bebé se parte de riiiiisa.

Con este juego, del que siguen disfrutando al menos hasta que cumplen un año e incluso algo más, desarrollan el sentido del equilibrio y la vista al acercarse y alejarse de un objeto.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *