Have an account? Log in or

Controla tu peso en el embarazo

El embarazo es una etapa muy importante, con unas necesidades nutricionales específicas. Mantener el peso dentro de lo razonable es fundamental. Pero eso no significa, como se creía hasta hace unos años, que se pueda determinar un número de kilos máximo que sirva para todas las mujeres.

No te olvides
Los siguientes alimentos son muy necesarios para el desarrollo del y para mantener el peso de la madre dentro de unos márgenes saludables:

Fruta: Aporta vitaminas y tiene efecto saciante. Su valor calórico es bajo y tiene gran cantidad de fibra que viene muy bien para evitar el estreñimiento en el embarazo.

Cereales (pan, arroz): A ser posible integrales, que proporcionan carbohidratos de absorción lenta y minerales.

Lácteos como yogur y queso: Son muy ricos en calcio. Se deben evitar e moderar los postres con gran cantidad de azúcar y aditivos.

Pescado: Que proporciona nutrientes esenciales para el desarrollo del feto, como vado o fósforo.

Casos especiales
Hay una serie de situaciones de riesgo que hacen que haya que vigilar el peso de manera más estricta.

Obesidad: Las mujeres que parten de un sobrepeso acusado pueden tener mayores dificultades en el momento del parto si ganan demasiados kilos.

Diabetes: Otro de los factores a tener en cuenta son los niveles de glucosa. Las mujeres diabéticas también tienen mayo res riesgos asociados al aumento de peso, por lo que deben ser más cuidadosas con su alimentación. Además de realizár seles más analíticas durante el embarazo, la matrona y el gine
cólogo llevarán un control más estricto del peso.

Hipertensión: La preeclampsia (o aumento anormal de la tensión arterial durante el embarazo) puede llegar a ser muy grave. La tensión arterial y el peso son dos valores estrecha mente relacionados, por lo que las mujeres hipertensas deben estar mucho más pendientes de la báscula.

Antecedentes familiares: En caso de diabetes en familiares de primer grado o de antecedentes de hipertensión, la embarazada tiene más riesgo de desarrollar complicaciones como diabetes gestacional o preeclampsia, y es probable que la matrona quiera vigilar más de cerca su aumento de peso.

Las madres que amamantan a sus hijos pierden mucho antes el peso ganado durante el embarazo. Gran parte de la acumulación de grasa que se produce en la gestación tiene como fin la producción de leche. Si esa grasa no se utiliza, se quedará acumulada y será mucho más difícil eliminarla.

El control del peso durante la gestación debe ser realizado por la matrona en las visitas de control o por el ginecólogo si el embarazo es de riesgo. Podría suceder que la misma matrona en la misma mañana de consultas recomiende moderación a una mujer que ha engordado ocho quilos en los cinco primeros meses de gestación, y no dé importancia a que otra lleve ya doce. Esto se debe a que el peso por sí solo dice muy poco acerca de la salud de la futura mamá.

Los profesionales actualmente evalúan el peso en relación con otros factores tales como los antecedentes familiares, el estado de salud general o los valores de los análisis, entre otros. El peso previo a la gestación es un factor importante a tener en cuenta, y por eso las mujeres con sobrepeso deben tener más cuidado, mientras que las muy delgadas pueden engordar algo más.

Durante el embarazo se engorda. Quizá parezca una tontería hacer esta afirmación, pero no lo es. En la actualidad, debido al negativo ejemplo de algunas famosas internacionales, muchas mujeres quieren estar igual que antes a los quince días del parto. Y esta obsesión puede poner en peligro su salud y la de su hijo. Engordar poco puede causar distintos trastornos al bebé, de los cuales el más frecuente es el bajo peso al nacer. Diferentes estudios recientes evidencian que es más peligroso engordar de menos que de más durante la gestación.

Pero es que, además, engordar menos no significa que se vaya a recuperar mejor el peso después de parto. Todos conocemos casos de mujeres que engordaron muchos quilos y en pocos meses recuperan su antigua figura. Y también hay mujeres que engordan muy poco pero todo ese peso se queda con ellas para siempre. Más que de engordar poco, la pérdida de peso después del embarazo depende de adoptar un estilo de vida saludable (alimentación equilibrada y ejercicio moderado) y cómo no, de optar por dar el pecho.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *