Have an account? Log in or

Lactancia materna: técnicas y consejos

Si puede, amamante a su bebé. El calostro, la leche amarillenta que sale de los pechos los primeros 2 ó 3 días después del parto, es el mejor alimento para el recién .

Le hace bien a su estómago, contiene todas las sustancias nutritivas que necesita y lo protege contra las enfermedades.
Los que maman todo lo que quieren no necesitan hierbas, ni té, ni agua azucarada. Trate de no darle nada al bebé más que los primeros 6 meses. Si le cuesta mucho trabajo amamantar a su bebé, sáquese la leche de los pechos a mano y luego désela al bebé con una cuchara, una taza o un biberón.

Es importante alimentar al bebé con leche porque:

  • La leche materna es el alimento perfecto para ayudar al bebé a crecer y a estar fuerte.
  • El amamantamiento ayuda a detener el sangrado de la matriz después del parto.
  • La leche materna ayuda a proteger al bebé contra ciertas enfermedades, como la diabetes y el cáncer, e infecciones, como la diarrea y la pulmonía.
  • El amamantamiento ayuda a estrechar la relación entre la madre el bebé, y le da seguridad al bebé.

A veces, el amamantamiento sirve para prevenir que la madre se vuelva a embarazar los primeros 6 meses.

  • La leche materna es gratis.
  • La mayoría de las mujeres con discapacidad pueden amamantar a sus bebés. Pero algunas de ellas necesitan ayuda para sostener al bebé en una buena posición. Otras no pueden producir suficiente leche. Otras más están muy débiles y cansadas a causa de su discapacidad. Usted misma necesitará decidir si puede o no puede amamantar a su bebé.
  • ¡El pecho hace más provecho!

Cómo dar el pecho
La mayoría de los bebés ya saben mamar cuando nacen. Pero es posible que necesiten ayuda al principio para llenarse la boca con el pecho.

El amamantamiento a veces duele al principio, pero si el bebé está en la posición correcta, usted se acostumbrará pronto a que le mame los pechos y se le quitará el dolor. Si sigue adolorida, cambie usted de posición o cambie la posición del bebé. Asegúrese de que el pecho le llene la boca del bebé. Si aún así tiene dolor, consulte a un trabajador de salud. Quizás tenga otro problema.

La mayoría de las mujeres aprenden a dar el pecho observando a otras mujeres de su familia y su comunidad. Si otra mujer de la comunidad
tiene la misma discapacidad que usted y tiene hijos, pídale consejos.

Muchas mujeres con discapacidad pueden amamantar a sus bebés en cuanto encuentran una posición cómoda.

Si puede usar bien los brazos y el cuerpo arriba de la cintura, probablemente podrá amamantar al bebé sin ningún problema. Siéntese o acuéstese en una posición cómoda y acomode al bebé en una posición que también sea cómoda para usted. Asegúrese de que el bebé esté bien apoyado, sobre todo su cabeza.

Si tiene uso reducido de los brazos y del cuerpo arriba de la cintura, trate de encontrar por lo menos una posición cómoda para dar el pecho. Si es necesario, pídale a alguien que le ayude. Aquí tiene algunas sugerencias:

  • Ponga una almohada o un rollo de tela debajo del bebé.
  • Para muchas mujeres es más fácil acostarse de lado junto al bebé y apoyarse con almohadas o rollos de tela.

Si no puede mover los brazos o el cuerpo arriba de la cintura, podrá amamantar a su bebé con la ayuda de parientes o amigas. Explíqueles cómo acomodar al bebé para que pueda amamantarlo. Si es necesario, pídale a otra persona que sostenga al bebé y que le apoye la cabeza mientras toma el pecho. Aunque usted no pueda cargar en brazos a su nene, él podrá verle la cara y sentir la calidez y el olor conocido de su cuerpo.

Si le cuesta trabajo sostenerse los pechos, use un sostén con hoyos grandes que dejen destapados los y toda la piel más oscura alrededor de ellos. Tal vez pueda conseguir un sostén hecho especialmente para eso, que le
permite taparse y destaparse los pezones fácilmente. Otra opción es que se amarre una faja de tela enrollada debajo de los pechos.

Si no puede dar el pecho Si no puede amamantar a su bebé, tal vez pueda sacarse la leche a mano y dársela al bebé con un biberón o una taza. Si no puede sacarse la leche usted sola, pídale ayuda a alguien de confianza.

Cómo sacarse la leche a mano:

  1. Lave un frasco y una tapa con jabón y agua limpia y deje que se sequen al sol. Si puede, enjuague el frasco con agua hirviendo justo antes de usarlo. Deje el agua en el frasco unos cuantos minutos y después tírela. Así se matarán los microbios que estén en el frasco, para que la leche no se contamine.
  2. Lávese bien las manos.
  3. Ponga los dedos y el pulgar en el borde de la parte más oscura del pecho (areola) y empuje el pecho hacia el cuerpo. Apriete los dedos juntos suavemente y enróllelos hacia el pezón. No pellizque ni jale el pezón. No debería ser doloroso sacarse la leche.

Mueva los dedos alrededor de toda la areola para que la leche pueda salir de todo el pecho, hasta que esté vacío. Luego sáquese la leche del otro pecho de la misma manera.

Al principio, no va a salir mucha leche, pero con la práctica saldrá más. Si
es posible, trate de sacarse la leche cada 3 ó 4 horas (por lo menos 8 veces cada 24 horas). Eso le ayudará a seguir produciendo suficiente leche. Generalmente se puede sacar más leche si está en un lugar tranquilo y se siente relajada. Tal vez le ayude pensar en su bebé mientras se saca la leche. Si no le sale la leche fácilmente, ponga mantas o toallas calientes y húmedas sobre los pechos y sóbelos antes de intentar sacarse la leche.

Tal vez pueda conseguir un sacaleches, un aparato que podría ayudarle a sacarse la leche más fácilmente. Algunas maternidades y servicios de salud prestan o alquilan sacaleches eléctricos. Es posible que también vendan a bajo costo sacaleches sencillos, de tipo manual.

Cómo sacarse la leche con una botella tibia
Esté método tal vez sirva mejor cuando los pechos están muy llenos o muy adoloridos. Eso a veces sucede poco después del parto o si a la madre se le agrieta un pezón o le da una infección en un pecho. Si no puede sostenerse el pecho o sostener la botella, pídale ayuda a alguien de confianza.

  1. Lave una botella grande de vidrio, con una boca de 3 ó 4 cm de ancho. Caliéntela llenándola con agua caliente. Llene la botella lentamente para que no se rompa. Espere varios minutos y luego vacíe la botella.
  2. Enfríe la boca y el cuello de la botella con agua limpia y un poquito fría, para que usted no se queme.
  3. Póngase la boca de la botella sobre el pezón, de modo que selle. Sostenga la botella así, sin moverla, varios minutos. Le sacará la leche poco a poco a medida que se enfríe.
  4. Cuando note que está saliendo menos leche, despréndase la botella del pecho con un dedo.
  5. Sáquese la leche del otro pecho de la misma manera.

Cómo guardar la leche materna
Guarde la leche en un envase limpio y cerrado. Puede ser el mismo envase que usó para sacarse la leche. Guarde la leche en un lugar fresco, donde no le dé la luz del sol.

Para que la leche se mantenga fría, meta el envase cerrado en agua fría, entiérrelo en arena mojada o envuélvalo en un paño mojado y no permita que el paño se seque. Podrá guardar la leche materna más o menos 12 horas sin que se eche a perder, si la mantiene fría.

Si tiene refrigerador, guarde allí la leche. La leche materna se puede guardar en un frasco de vidrio en el refrigerador de 2 a 3 días. La crema de la leche se separará, así que, antes de alimentar al bebé, agite el envase para que se mezcle la leche.

Luego, caliente el envase de leche con cuidado en una olla de agua caliente. Échese varias gotitas de leche en el brazo para asegurarse de que no esté muy caliente. La leche no debe estar caliente, sino a la misma temperatura que la piel.

¡ADVERTENCIA! La leche se echará a perder si no se mantiene fría y habrá que tirarla. Un bebé puede enfermarse gravemente si toma leche materna que se ha echado a perder.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *