Have an account? Log in or
Preparando-y-Almacenando-la-Leche-de-Fórmula

Preparando y Almacenando la Leche de Fórmula

Preparando-y-Almacenando-la-Leche-de-Fórmula

Preparar la leche de fórmula no es complicado pero es primordial mezclar la proporción adecuada de fórmula con el agua para asegurar que tu bebé obtenga justo la cantidad de nutrientes que necesita. A continuación te referimos algunos puntos que debes saber:

Revisa la fecha de vencimiento

Todos los envases de fórmula contienen la fecha de vencimiento o la leyenda “úselo antes de” o “consumir preferentemente antes de…”, de igual manera como aparece en otros productos perecederos.

Es primordial que controles esto en el instante de la compra, para evitar inconvenientes a la hora de consumirla.

Verifica que la lata no tenga abolladuras. Cuando una lata está deformada o golpeada, la capa interior puede estar agrietada, lo cual permite al líquido entrar en contacto con el acero y provocar que el contenido se eche a perder.

Si vas a comprar leche en grandes cantidades para almacenar, calcula cuantas latas requieres por mes y chequea la fecha de vencimiento.

Si tienes latas cerradas que hayan vencido,  vuélvela al comercio y pide una nueva.  En general los laboratorios tienen políticas de devolución sin costo de las latas  que no han sido abiertas.

 

¿Cómo conservar la leche de fórmula?

El calor y el frío pueden degradar los ingredientes y los nutrientes en la leche de fórmula, así que conserva los envases sin abrir, ya sean en líquido o polvo, en un lugar fresco y seco. La temperatura ideal es entre 12 y 23 grados centígrados.  No abandones las latas a la luz directa del sol y tampoco las pongas en el freezer o congelador.

Una vez abierto un envase de leche de fórmula líquida, puedes almacenarla por 24  horas en la heladera.  En cambio la leche en polvo podrás depositarla tapada en una alacena, habitualmente se indica consumir antes de los 30 días una vez abierta.

Preparación de la fórmula

1. Lava bien tus utensilios y biberones

Es recomendable  esterilizar todos los objetos que utilices en la preparación del biberón por lo menos hasta que tu bebé cumpla los 6 meses de edad.  Luego es primordial que sigas conservando una higiene rigurosa tanto para la preparación de biberones como de alimentos.

Lava todos las partes del biberón en agua jabonosa caliente y enjuágalas muy bien. Los cepillos para lavar el biberón y las tetinas son muy útiles, también puedes utilizar el lavavajillas si tienes.

Para esterilizar los elementos puedes utilizar un esterilizador electríco o para microondas o sencillamente colócalos en agua hirviendo por cerca de cinco minutos.

2. Lava la tapa de la lata de la leche de fórmula antes de abrirla

Esto ayuda a remover el polvo o líquidos que puedan haberse derramado encima.

3. Sigue puntualmente las instrucciones de preparación del envase

Lee cuidadosamente las instrucciones del envase porque éstas pueden variar dependiendo del fabricante.

Agregar poca agua puede perjudicar los riñones de tu bebé y causarle deshidratación, mientras que agregar mucha puede privarlo de las calorías y nutrientes que precisa, lo cual puede causar un crecimiento deficiente y retraso en el desarrollo.

4. Lávate bien las manos

Antes de preparar la leche de fórmula, lávate bien las manos con jabón y agua caliente durante por lo menos 20 segundos. Sécate las manos con una toalla de papel.

5. Usa agua mineral o esterilizada

Si usas leche de fórmula en polvo, es mejor prepararla con agua que ha sido esterilizada al hervir, principalmente durante los primeros meses de vida del bebé. Para obtener agua esterilizada coloca agua helada y hiérvela por un minuto. Hervirla por un tiempo amplio puede concentrar los minerales e impurezas como el plomo en el agua.  Recuerda que el agua de filtro no es estéril y deber hervirse igualmente.

6. Sólo prepara lo que vayas a usar dentro de 24 horas y tira lo que te sobre

Una vez que hayas mezclado la leche de fórmula en polvo, refrigéralo inmediatamente, no lo dejes que primero se enfríe afuera del refrigerador y úsalo dentro de 24 horas.

7. Si tu bebé no se termina un biberón de la leche de fórmula dentro de una hora, tira lo que quede.

Las bacterias de su boca pueden filtrarse a la botella, contaminar la leche de fórmula y enfermar al bebé si la toma más tarde.

Si te vas a llevar el biberón preparado al salir, colócalo en un bolso térmico que contenga algún tipo de refrigerante.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *