Have an account? Log in or
bebes escaleras

La estimulación entre los 18 y 19 meses

bebes escaleras

En esta etapa, el niño camina ya con mayor seguridad y suele sentir placer al subir y bajar escaleras, siempre con la ayuda de alguna persona mayor. Esa actividad ayuda a controlar el equilibrio de su cuerpo. Su vocabulario consta de alrededor de cien palabras y habla de una forma tal que resulta bastante entendible, si bien aún necesita correcciones.

Es también hacia el año y medio cuando comienza un aprendizaje fundamental que también forma parte de la estimulación que todo niño debe recibir: el dejar los pañales.

Actividades para favorecer el desarrollo motriz

  • Juegue con el niño a la pelota.
  • Tómelo fuerte de las manos y de las muñecas y levántelo  en el aire.
  • Ya hace unos meses que usted ha puesto música movida y lo ha incitado a bailar. Ahora, haga sonar una música más lenta y estimado a experimentar posibilidades corporales de movimiento que no consistan exactamente en bailar. Por ejemplo, mover solamente una mano al compás de la música, “bailar” sentado y moviendo únicamente un pie, etcétera.
  • En un jardín, patio o en ligares de la casa que tengan el espacio libre suficiente, juegue a correr al niño.
  • Enuncie movimientos, hágalos y estimule al niño a imitarla. Por ejemplo: “Ahora nos agachamos”, “ahora golpeamos el  piso con las manos”, “ahora levantarnos las manos bien, bien alto”, etcétera.

Actividades para favorecer el desarrollo de la coordinación fina

  • Estimule al niño a imitar todas las actividades vinculadas a la coordinación fina que realizan los adultos. Para favorecer también el desarrollo del lenguaje: hágalo mediante preguntas del tipo: “¿Cómo se peina mamá?”, “¿cómo hace papá, para hablar por teléfono?”.
  • Colóquense frente al televisor, ayude al niño a tomar el control remoto y muéstrele de qué manera, apretando las teclas, cambia la imagen en la pantalla.
  • Enséñele a prender el aparato de radio y a mover el dial.
  • Muéstrele cómo cambian los sonidos a medida que se modifica de estación.
  • Estimúlelo a realizar pequeñas tareas: llevarle un objeto a su padre o alguno de sus hermanos, alcanzarle su vasito de plástico para que usted se lo llene de bebida, etcétera.
  • Si en la casa hay una computadora, siéntese frente a ella con el niño en su falda y estimúlelo a tocar las teclas. Muéstrele cómo cambia la pantalla a medida que él aprieta el teclado.

Suminístrele hojas de papel (pueden ser de diario, de revista, la envoltura de algún paquete, etcétera) y enséñele a cortarlas con la mano.

Actividades para favorecer el desarrollo del lenguaje

  • Enséñele una canción infantil y acompáñela con gestos, como por ejemplo: “El payaso Plin–plin se sonó la nariz y con un estornudo hizo fuerte ¡atchís!”.
  • Cuando salgan de paseo, muéstrele objetos.
  • Pregunte  le cómo se llaman. Esta actividad, también favorece el desarrollo motriz.
  • Háblele con distintos objetivos de comunicación para que pueda comenzar a diferenciarlos: para explicarle, para explicarle, para darle una orden, etcétera.
  • Cuando en la plaza se relacione con otros niños, anímelo a que le pregunte el nombre. Al volver a la casa pregúntele si lo recuerda, por ejemplo: “¿Te acuerdas cómo se llamaba el nene rubio con el que jugaste?” Si el pequeño no puede recordar el nombre, dígaselo e incítelo a que lo repita, Por supuesto, esta actividad también favorece el desarrollo social,
  • Si en la casa hay contestador automático en el teléfono, desde escuchar algún mensaje y explíquele que es alguien que estaba lejos, que se quiere comunicar, etcétera.

Actividades para favorecer el desarrollo social

  • Continúe con las actividades que venía realizando en meses pasados.

Otras actividades:

  • Compren juntos un muñeco que sea del agrado del niño. Puede ser una figura humana o animal, Una vez en casa, pídale que desenvuelva d paquete (para favorecer su coordinación fina) y solicítele que le ponga un nombre (para desarrollar el lenguaje). A partir de allí podrá realizar múltiples actividades. Por ejemplo, preguntarle al niño: “¿Dónde está el oso Pepo?”, de manera tal que el pequeño responda, Luego, pídale que vaya a buscarlo.
  • Si, además, el muñeco tiene variedad de ropa, el niño podrá asimismo desarrollar su coordinación fina, vistiéndolo y desvistiéndolo.
  • Compre u haga una planta con un brote. Pídale al niño que le ponga un nombre y dígale que, a partir de ese día, esa será su plantita. Explíquele que debe regalarla para que no tenga sed y enséñele a hacerlo. Diariamente, o cuando la planta en cuestión lo requiera, recuerde le que debe regarla. Si el pequeño no puede hacerlo por eso mismo, ayúdela Esta actividad, además de placentera, fomenta el amor por la naturaleza, la motricidad y la coordinación fina y desarrolla el sentido de responsabilidad.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *