Have an account? Log in or

La estimulación entre los cuatro y cinco meses

A partir de esta época, el bebé comienza a ser consciente de sus manos y empieza a utilizarlas: juega con ellas, das mueve delante de sus ojos, deja caer objetos, etcétera.

Asimismo, experimenta con las denominadas reacciones circulares: la posibilidad de rehacer de manera voluntaria algo que ha descubierto por azar. Emite casualmente un sonido y luego de manera intencional, lo repite. Golpea un juguete, éste se mueve y vuelve a golpearlo.

Ese tipo de ejercitación le permite tomar conciencia de su poder sobre objetos, sobre otras personas y sobre sí mismo y, por ello, comienza a saber adaptar un medio a un fin.

Entre esas reacciones circulares, el niño sonreirá imitando la sonrisa de un adulto.

Actividades para favorecer el

Estimúlelo a que haga ejercicios cuando está desnudo, ya que esto le otorga mucha libertad de movimiento. Antes del baño o durante el cambio de pañales, déjelo patalear, tornarse los pies, golpear sus manitas entre sí. Si no lo hace de manera espontánea, estimúlelo a que lo haga.

Recuerde que el momento del baño es también de juego y aprendizaje y que su pequeño hijo disfruta de él. Sujételo con firmeza, de modo tal que se sienta seguro y pueda mover sus piernas y brazos. Eso lo preparará para cuando empiece a caminar.

Ponga una frazada en el suelo y coloque al pequeño encima de ella con algunos juguetes u objetos que le interesen, Supervíselo para que no corra riesgos, pero déjelo moverse con la mayor libertad posible.

Párese frente a una mesa o superficie  dura y tome a su hijo sujetándolo firmemente a la altura de las nalgas, de manera tal que le dé la espalda.

Inclínelo suavemente hacia delante hasta que toque la mesa con sus manitas y permítale hacer fuerza apoyándose en sus brazos.

  • Siente al bebé frente a usted y cántele una canción o coloque una movediza. Al compás de la melodía, muévale sus piernitas, sus bracitos, etcétera.
  • Tienda al niño de espaldas y muévale las piernas como si estuviera andando en bicicleta. Fi momento en que lo está cambiando puede ser el ideal.

Acuéstese y coloque al bebé boca abajo encima de su vientre y pecho. Tómelo de las manos y estimúlelo a que se enderece haciendo, fuerza con sus brazos.

Sujétele con una mano las piernas (de manera tal que queden estiradas) y ponga su otra mano por debajo de la cabeza levante suavemente esta última: de esa manera estimulará al niño a que haga fuerza para sentarse.

Con el bebé en la misma posición tome un objeto vistoso, que llame su atención, y colóquelo y muévalo a la altura de sus piernas, animándolo a que lo toque con sus piececitos mientras patalea.

Actividades para favorecer el desarrollo de la coordinación fina

  • Cuando lo bañe, coloque en la bañera distintos  juguetes pequeños y medianos, que floten y que se hundan. Permita que el niño experimente con ellos.
  • Tenga en cuenta que usted, como si tal vez lo hizo en los primeros tres meses, no podrá quedarse todo el tiempo acompañando al niño. Cuando lo deje sólo por algunos instantes en su cuna o corralito  de algunos juguetes para que se entretenga.
  • Tal como lo explicamos en el recuadro, en el cuarto mes comienza la denominada etapa de prensión. Estimule este período: proporciónele objetos y juguetes que, además de coloridos y atractivos, sean irrompibles para que el niño pueda agarrarlos, tirarlos y volverlos a tomar. Pueden ser juguetes (cubos, muñecos de peluche, pelotas, muñecos de tela, etcétera.) u objetos de otro tipo, como botellas vacías de plástico, distintos recipientes de plástico de diversos colores, cucharas de plástico (los que se  utilizados en repostería), etc.
  • Proporciónele tubos de plásticos transparentes, rellenos de botones de distintos colores y tapados herméticamente de manera tal que no Los pueda abrir para que el niño los agarre y los mueva.
  • Ofrézcale superficies espejados (no espejos que por ser de vidrio implican un peligro) para que se vea en ellas.
  • Una opción al respecto es pegar en un cartón de forma similar a un trazo de papel de aluminio  del que se utiliza en la cocina.

La etapa de la prensión

Entre tos cuatro y ocho meses es la etapa de la “prensión”, donde la capacidad de utilizar las manos ocupa buena parte del tiempo y de la fascinación del bebé. El niño experimentará mediante juegos varios con objetos: los tomará, los dejará caer, los arrojará con más o menos fuerza, los palpará, etcétera.

Además, esta capacidad también le permitirá conocer su cuerpo ya que descubrirá, a través del tacto, sus pies, sus cabellos, su pecho, etcétera. También —y esto es fundamental— et manejo de sus manos te posibilitará llevarse diversos objetos a la boca para succionados.

Actividades para favorecer el desarrollo del Lenguaje

Háblele todo lo posible y estimule a quienes tomen contacto con el niño (padre, hermanos, abuelos, tíos) a que hagan otro tanto.

Cántele alguna canción con letra y, mientras lo hace,  mírelo a los ojos marcando bien los sonidos de cada sílaba.

-Muéstrele objetos y nómbrelos. Por ejemplo, tome un libro, muéstreselo y dígale: “Libro”.

Algo fundamental: pronuncie correctamente el nombre del objeto. Si le muestra un libro, diga esa palabra y no la pseudo—infantitice diciendo “libo”; si le muestra un zapato no le diga “tato”, diga: “zapato”.

-Llévelo con usted a la compra. La ida diaria al supermercado puede convertirse en un momento por demás apto para enriquecer su lenguaje., Cuéntele lo que se ve en las góndolas, por ejemplo: “Mira esa manzana”, “Esto es una caja de jabón”, etcétera, Esta actividad, por llevarse a cabo en un lugar público, favorece también el desarrollo social del pequeño.

-Repita los sonidos que hace su hijo. Si él dice “ag”, mírelo a los ojos,  sonríale y repítale lo que él dijo.

Actividades para favorecer el desarrollo social

  • Nombre a las personas de su entorno cuando lleguen. Diga: “Papá” cuando este aparezca o el nombre de sus hermanos o hermanas. Hacer eso favorecerá desarrollo del lenguaje.
  • Favorezca el contacto de su hijo con otros niños de su edad, en una plaza., en casa de alguna amiga, etc.

Sáquelo a pasear (usted u otra persona) en brazos por lo menos una vez al día.

Con una vuelta manzana será suficiente. La idea es que vea otras personas que no pertenecen a su entorno familiar ni cercano, que visualice e! tránsito, que escuche los ruidos de la calle’ etcétera.

“Si el pequeño ya está arribando a los seis meses y tiene cierta firmeza, aprovechará mucho más la excursión si se lo lleva sentado, apoyado en la cadera y mirando hacia fuera.”

Otras actividades

  • Premie con un beso cada pequeño logro de su hijo: si ha comido bien, béselo; si se ha portado bien durante el cambio de pañales, béselo. Eso fortalecerá el contacto afectivo entre los dos e incrementará su confianza y su autoestima.
  • Consiga una cajita de música que, a la vez, tenga alguna figura que se mueva. Será un objeto maravilloso para el pequeño, que estimulará su visi6n, su curiosidad y su audición.
  • No instale al niño siempre en el mismo lugar. Ya sea que lo ponga en su cuna, en un bebesit o en una frazada, es importante que no vea siempre lo mismo. Si lo hace, se aburrirá, es posible que se ponga fastidioso y, por supuesto, se verá menos estimulado. Por eso, colóquelo un día en el suelo, al siguiente junto a una ventana para que pueda distraerse mirando por ella, etcétera.
  • Grabe canciones cantadas por usted en un cassette. Además de estimular la audición de su hijo, podrán ser de gran ayuda para quien lo cuida cuando usted no se encuentra con él, ya que ejercerán un efecto tranquilizador para el pequeño.
  • Si usted ejecuta un instrumento musical, no deje de hacerlo frente a su pequeño. Además de estimular su audición, para el niño será fascinante verla tocar una guitarra, una batería o una flauta. Si el pequeño desea hacerlo, permítale también a él tomar contacto con el instrumento: tocarlo, intentar soplar un instrumento de viento, etc.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *