Have an account? Log in or

Explicar la adopción a tu hijo – I Parte

A muchos padres les preocupa cuándo y cómo hablar sobre laadopción con sus hijos. De hecho, una encuesta a padres adoptivosmostró que un 82 % deseaban información sobre cómo explicarla a sus hijos. Hablar sobre la con tu hijoes un asunto muy importante, y no podemos cubrir todo que hayque saber en este folleto. Lo que podemos hacer es facilitar unaslíneas básicas sobre cuándo y cómo hablar con nuestros hijossobre la , y lo que se debe y no se debe decir.

En el pasado, los expertos animaban a los padres a que no revelasen a los hijos que eran adoptados y que mantuviesen la ficción de que habían en la familia. Hay varios problemas graves con esta recomendación:

  • Muchos expertos creen que no es justo para el esconder un tema tan importante.
  • No contar nada obliga a los padres a mentir a los hijos, por ejemplo cuando un niño de 3 años pregunta a su madre “¿Crecí en tu barriga?”.
  • Además, otras personas como los parientes y amigossabrán de la adopción y pueden decírselo al niño fortuita o intencionadamente. O el niño puede descubrir la información solo, al encontrar los papeles de la adopción u otro documento revelador. El niño podría entonces desconcertarse y preguntarse sobre qué otros asuntos le has mentido.

¿Que le empiezo a decir?

Al igual que al hablar conlos hijos sobre el sexo, la religióny otros temas complejos,muchos expertos sugierenintroducir la información poco a poco, como en un juego de bloques de construcción. Esto permite que el niño absorba lainformación gradualmente conel paso de los años, a medidaque va siendo capaz de entenderconceptos difíciles. Cuando tu hijo es pequeño,se puede contestar a las preguntasde forma muy simple. Si pregunta de dónde vino, puedequerer decir “de China” o de“Kiev”, no de la barriga de sumadre. Intenta entender lo que busca el niño. Si el niño quieremás información, la pedirá. A veces los padres adoptivos sea presuran a dar un montón de información confusa para la cual el niño no está preparado.

Que sea un proceso progresivo
Hablar con tu hijo sobre la adopción no debería ser cosa de una vez. Los a menudo necesitan oir la información repetida en más de una ocasión antes de poder comprenderla. Algunos expertos, como el psicólogo David Brodzinsky, creen que ello es consecuencia del modo en que se desarrollan las capacidades intelectuales de los al crecer.

Según Brodzinsky, los padres no tendrían que ponerse nerviosos ni sentirse confusos si sus hijos no entienden plenamente sus explicaciones la primera vez. No te preocupes si explicas la adopción a tu hijo de 4 años, y luego tienes que explicarlo todo otra vez cuando cumpla 7 u 8. No significa que la explicación fuera inadecuada ni errónea.

Simplemente puede ser que tu hijo no estuviera preparado para entender un concepto tan complejo como la adopción. Aunque no deberías confiar en explicarle la adopción a tu hijo cuando tenga tres años y no mencionarlo más, no necesita ser un tema ni semanal ni mensual.

Conoces a tu hijo mejor que nadie, así que usa el sentido común sobre cuándo y cómo hablar con él de la adopción. Y recuerda que cada niño aprendará la información a su propio ritmo.

¿Qué pasa si mi hijo se desconcierta?

Es importante aceptar que no podemos proteger a nuestros hijos de todo dolor – por mucho que nos gustaría a todos los padres–. Tal como no puedes evitar que Hugo o Lakeisha se rasquen las rodillas, tampoco puedes protegerlos de sentir el dolor, la pérdida y la confusión al descubrir que fueron adoptados. Sin embargo, compartir la información de forma positiva y cariñosa puede ayudar a minimizar ese dolor.

Demuestra a tu hijo que estás dispuesto a contestar cualquier pregunta y, cuando no sepas la respuesta, admítelo. El mero hecho de mostrar a tu hijo que se puede hablar sobre la adopción os ayudará mucho. Los estudios sugieren que cuanto más dispuestos estén los padres a responder a preguntas relacionadas con la adopción, mejor será el entorno para el niño.

¿Qué pasa si digo algo equivocado?

Muchos padres adoptivos se ponen nerviosos al hablar con sus hijos de la adopción. Les preocupa decir algo equivocado o no tener todas las respuestas. Pueden sentirse abrumados o incómodos cada vez que alguien saca el tema de la adopción. Los expertos dicen que los padres adoptivos se preocupan por estas cosas en parte porque creen que deberían ser padres perfectos.

Ser madre o padre adoptivo probablemente quiere decir que has pasado por mucha más inspección que la mayoría de los padres biológicos (elaboración del informe psicosocial, la visita domiciliaria, etc.). Probablemente también deseabas un hijo intensamente, y puede que lo hayas esperado durante años. Como consecuencia, puede que sientas que debes hacer todo a la perfección y ser el mejor padre o madre del barrio. Además, algunos padres adoptivos experimentan sentimientos de culpabilidad porque les parece que han secuestrado al niño de sus padres biológicos y los han privado de criar a ese niño maravilloso. Esto les lleva a pensar que tienen que ser superpadres para demostrar que “merecían” ser sus padres.

Asumiendo que adoptastes a tu hijo legalmente, no hay razón para sentir culpabilidad. El perfeccionismo es agobiante y contraproducente. Hay que intentar aceptar la propia imperfección y no agobiarse (ni agobiar al niño) con esperanzas poco realistas. Ningún padre es perfecto, y si lo haces lo mejor que puedes, serás “lo bastante bueno”.

Esto también se aplica al hablar con tu hijo de la adopción. Nadie tiene todas las respuestas, y no hay respuestas perfectas. Algunas de las preguntas de tu hijo pueden tocar tus fibras más sensibles y hacerte sentir inseguro. Esta reacción es normal y se tendría que anticipar. Recuerda que, si crees que has cometido algún error al explicar la adopción a tu hijo, en casi todos los casos se puede corregir.

Continúa…

 

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *