Have an account? Log in or

Como escucha nuestro bebé

Los bebés pueden oír bastante bien desde que nacen, aunque no parezca, así, pues el tiempo de atención para escuchar es, a veces, más corto que el de observar. Al principio, escuchan mejor sonidos agudos que los de tono bajo.

El sonido es excelente para calmar y relajar a los bebes pequeños. El habla suave y la música son buenas para esto, y se venden casetes con “sonidos sedantes”.

Ofrecer sonidos a los bebés los ayuda a aprender a decir de dónde provienen, algo que no pueden hacer al comienzo. Alrededor de las cuatro semanas, algunos comienzan a girar hacia donde se produce el sonido.

Sonajeros y otros sonidos
Además de los variados sonidos que producen los juguetes que se compran, es fácil producir muchos otros, hasta que el bebé pueda sostener cosas, obviamente, usted deberá hacer ruidos para él. Coloque algunas de estas cosas en envases vacios y selle la tapa firmemente:

  • Arroz
  • Masa
  • Semillas
  • Lentejas
  • Sal
  • Agua
  • Tierra
  • Arena
  • Guijarros
  • Semillas de flores
  • Ganchos de ropa
  • Tapas de botellas
  • Sujetadores de papel
  • Botones
  • Cuentas de collar
  • Canicas

Puede comprar una pequeña campana y colgarla de una cinta o un elástico o ponerla en un móvil o una percha, o atarla a la muñeca del bebé por corto tiempo. Cuando el bebé comienza a asir, sáquesela. Puede golpearse.

Haga que el bebé escuche ruidos que se producen en el hogar, por ejemplo, el de llaves sacudidas, papel arrugado o bebidas batidas.

El sonido favorito de los bebés es la voz humana. Se piensa que a las seis semanas reconocen a su madre sólo por la voz y que sus primeras sonrisas se producen como respuesta tanto a una voz como a una cara.

Además de calmarlos y tranquilizarlos, hablarles a los bebés correctamente desde que nacen, establece las bases de su propia habilidad para hablar.

Sonidos Fuertes
Los bebés tienden a asustarse al oír ruidos repentinos y fuertes, tales como los de timbres, toses o risas o sonidos de alto o bajo tono.
Por otra parte, los ruidos fuertes y prolongados, como por ejemplo, los de una máquina lavadora y una aspiradora, pueden fascinar y aquietar a un bebé molesto.

De dónde vienen lo sonidos
Pueden hacer que el bebé localice sonidos hablando o haciendo ruidos desde distintos puntos de la habitación, comenzando9 cerca de él. Siempre muéstrele lo que produce cada sonido, así puede asociarlo con su fuente.

No prolongue demasiado el juego para que no parezca una evaluación. No se preocupe, si el bebé no parece responder por varios meses.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *