Have an account? Log in or

Hiperactividad infantil: Tratamiento

La es un trastorno de la conducta. Los son capaces de desarrollar una actividad motora extremadamente intensa, de tal forma que se mueven constantemente y es difícil mantenerlos quietos. Los pequeños comienzan a sufrir este trastorno, casi, desde que nacen. Por ello, es muy importante conocer los síntomas de la .

Debido a la intensa actividad que desarrollan los , éstos suelen comenzar actividades que nunca terminan y empiezan otras nuevas dejándolas a medias de nuevo. Además, habéis de tener presente que suele crecer cuando los pequeños están rodeados de un cierto número de personas y suele reducirse cuando están sin demasiada compañía.
Para tener conocimiento de si vuestros hijos son hiperactivos, es necesario conocer los síntomas de la infantil:

  • Muestran una gran dificultad para rebelarse contra la distracción
  • A su vez y como consecuencia del síntoma anterior, se observa una dificultad para mantener la atención en una tarea larga y concreta. Ello les lleva a desarrollar, como decíamos antes, distintas actividades sin terminar prácticamente ninguna de ellas
  • También muestran una gran dificultad para atender de manera selectiva
  • Para los niños hiperactivos es difícil inspeccionar estímulos complejos ordenadamente
  • Como decíamos anteriormente, desarrollan una actividad motora intensa y, en ocasiones, inadecuada
  • Es difícil, por esa gran actividad motora que desarrollan, que permanezcan quietos y sentados
  • Mucho de ellos, pueden desarrollar conductas de carácter destructivo
  • No suelen cohibirse a la hora de expresar sus sentimientos
  • Los niños hiperactivos suelen llevar a cabo, siempre, las tareas que consideran más gratificantes, dejando las demás de lado
  • No suelen reflexionar sobre lo que hacen o piensan en cada momento, es lo que se denomina impulsividad cognitiva. Ésta les lleva a precipitarse en sus actos y sus pensamientos

El tratamiento de depende, en gran medida, de cada caso concreto, pero existen distintos tratamientos que debéis conocer. Primero, el tratamiento farmacológico. Se basa en estimulantes que ayudan al pequeño a concentarse. Además, pueden recetarse sedantes si se observa en el algún tipo de rasgo destructivo.

El segundo de los tratamientos es el tratamiento psicoterapéutico. Éste ayudará al pequeño a mejorar su ambiente y su integración en el colegio a través de técnicas de modificación de la conducta. Este tratamiento es muy útil porque, además de aportar beneficios al niño, mejorará el ambiente en el hogar familiar y os ayudará a vosotros, los padres, a hacer frente a la situación.

Por último, se puede recurrir al tratamiento cognitivo, también denominado de autoconstrucciones. A partir de él, se planean una serie de tareas a realizar por el niño. Así, el pequeño aprende a planificar sus actividades, a concentrarse, a mejorar su lenguaje interno y a observar los resultados positivos que se obtienen cuando se ha terminado por completo una actividad.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *